Posteado por: Chalo | Lunes, 5 noviembre 2007

La Cancha: Alianza Lima 0 – Sporting Cristal 1

En un partido que se desarrolló con una ligera superioridad aliancista, basada principalmente en un dominio territorial y en la mayor cantidad de opciones de gol creadas, Cristal jugó otro partido correcto. El libreto de Oblitas es claro y definido. La alineación titular ya fue encontrada y sólo queda definir si la recuperación de García o Bonnet causará la última modificación. Cristal es un equipo que tiene la base de su juego en la defensa. Apoyado en la seguridad y el buen momento que tiene Erick Delgado (ayer el mejor del partido) , decisivo. La dupla Anchante-Fassi muestra solvencia para detener ataques del medio local, si bien Alianza llegó varias veces, no vimos en el partido una descolocación total de los centrales. Cumplen bien. Los laterales son un tema aparte. Oblitas los puso a jugar con evidentes instrucciones de no recargarles el juego para que, como no venían bien, no favorecer la creación de errores nuestros. Sin embargo han mostrado una mejoría en su juego, lo que favorece la salida en ataque del equipo.

Con la vuelta de Torres, el mediocampo encontró solvencia y buen desenvolvimiento. Aunque Cristal se vea atacado y tenga que replegarse, el mediocampo tiene recuperación y opciones de salida. Mención muy especial para el trabajo de Carlos Lobatón que en los últimos partidos, a pesar de que no luce y en algunos momentos desaparece del campo, se erige como el eje del equipo. El problema queda adelante donde Chará, Da Silva e Ísmodes se ahogan aún en su autoconfianza y se malogran ataques por amagues innecesarios, excesivos, inútiles. Lo comentamos en el partido anterior: Cristal no mata. Su libreto aprendido genera ataques pero estos se chocan no tanto en la defensa contraria sino en el excesivo entusiasmo de esos jugadores. Se requiere una jugada distinta, innovadora, a lo que usualmente hace Cristal para desnivelar el partido.

Y eso fue lo que pasó. El libreto de Cristal (salida limpia hasta tres cuartos de cancha y centro al vacío o diagonal cortada ante el excesivo uso de la gambeta por parte del atacante) no mataba y si bien Alianza intentó con remates de fuera del área bien conjugados por Delgado, no mostraba mayor capacidad para hacer daño. El 0 a 0 estaba cantado a no ser que sacáramos un conejo del sombrero. Y lo sacamos. Lo sacó Lobatón y lo capitalizó Da Silva que, si algo hay que reconocerle, es que corre como si se le fuera la vida en eso y no da pelota perdida. Busca y busca todo el partido y por eso recibió el premio de anotar al final del partido.

Sigue quedando la idea que el punto flaco es el ataque, tal vez menos habilidad y más definición nos  harían mucho bien. Si hay algo que trabajar, Juan Carlos, es la definición.

La amenaza del descenso no era un castigo para una plantilla mediocre ni para un técnico que no mostró capacidad de adaptación. La amenaza del descenso fue una gran advertencia para una institución que se “dejó estar”. Para una hinchada que no seguía, para una plantilla que se aburguesó, para una directiva que se desentendió. Si Cristal seguía en esa tónica era seguro que se iba al descenso.

Pero algo pasó, desde que abrimos “El Cristal con que te miro” y escribimos nuestra primera editorial, algo cambió. No quiere decir que cambió por que se inició el blog, quiere decir que mas o menos desde después del partido con Alianza Lima en la primera rueda, algo cambió. O quizá, algo volvió a verse. De pronto recordamos lo que somos y tanto los jugadores, la dirección técnica y la hinchada se pusieron un equipo al hombro y lo empujaron hasta donde está ahora: ganando sus partidos y metiendo miedo a los de arriba.

Vamos a reconocer las cosas que la prensa, mas atenta al dolor aliancista que al orgullo rimense, va a pasar por alto.

Primero: Ni en los mejores años de Sporting Cristal, fuimos tantas personas a Matute. Ayer fácilmente habían unos cinco mil celestes y aunque el aliento fue, durante algunos pasajes, acallado por la colosal barra aliancista, al final el canto fue nuestro. Para quien conoce la barra de Cristal, eso es algo extraordinario. Más aún considerando que el hincha celeste promedio no es precisamente el de más grito y bulla pero que apoya con su aplauso, su presencia. Nunca un equipo cervecero tuvo en Matute, tanto apoyo como ayer.

Segundo: Hay una frase que está dando vueltas actualmente, la dijo Del Solar luego del partido contra Paraguay y la recogió Oblitas luego del partido con San Martín. Y es que, si no podemos ganar un partido, por lo menos hay que buscar no perderlo. Y eso es lo que está haciendo Cristal en los últimos partidos. Cristal se defiende bien, luego del partido contra Boys sólo hemos recibido un gol (San Martín). La fortaleza del equipo viene desde atrás donde, hay que reconocerlo, Fassi se consolida como la mejor pieza de la última línea.

Tercero: Cristal es un equipo cuyos ídolos siempre han sido atacantes. Gallardo, Mifflin, Uribe, Baldessari, Palacios, Soto e incluso aquel descastado que no estuvo a la altura de las circunstancias. Dificilmente un defensa o un arquero se ganó un puesto en el cariño popular celeste. Pero si hoy hay un caudillo, un verdadero prospecto de ídolo cervecero, ese es Erick Delgado. Talvez no sea el mejor arquero del medio, pero el empuje, la personalidad y actuaciones como las de ayer, lo están haciendo merecedor de la categoría. Bien, Erick!

Cuarto: Al contrario no hay que tenerle miedo. Así como esas cinco mil personas que fuimos al peligroso Matute a gritarles un gol en la cara a los aliancistas, así como Alan Diez (jefe de prensa de la institución) les gritó el gol a los matones aliancistas en occidente, así se deben encarar las cosas en Cristal. Es por eso que el besito volado que Da Silva lanzó a la barra local luego de anotado el gol tiene mucho significado y nadie lo mencionó. Significa que, a pesar de que estemos bien o mal, a nosotros se nos respeta y se lo dedicamos con ironía. Va para ti, Alianza, que te creíste el cuento.

Quinto: Mi madre siempre me dijo que no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. El equipo pagó la deuda que tenía con su hinchada en la cancha de Matute. Y la pagó ante la mayor hinchada que se congregó para seguirlo. De la misma manera, el plazo de superioridad del local, se venció. Cristal ganó en La Victoria luego de siete años y no lo hizo ante un equipo aliancista disminuido. Cristal le ganó a lo mejorcito que tiene Alianza en su plantel y que busca pelear el torneo, con una popular sur totalmente llena y con sus ídolos prestados y sus figuras juveniles en la cancha. Es decir, se le ganó al mejor Alianza posible. Eso se destaca señores.

Sexto: Ahora se habla de un Cristal con posibilidades de ser campeón. Suena irónico ya que hasta hace dos semanas peleábamos la baja. Sin embargo, esas posibilidades son concretas. Están ahí. Nos faltan 15 puntos por jugar y estamos a 6 del puntero. Este torneo clausura se ha caracterizado por la irregularidad de los equipos. Cristal ha ganado 14 de los últimos 18 puntos y si mantenemos la regularidad, nuestras opciones están claras. Es lógico que no tenemos la mejor opción (mas puntos y un fixture accesible tiene Cienciano, por ejemplo) pero en Cristal siempre debemos jugar mirando para adelante así estemos buscando salvar la baja. No podemos desentendernos de la posibilidad de ganar el torneo. Si existe una pequeña posibilidad de ganarlo, Cristal tiene que jugar a eso. Para eso es que somos un club grande, señores. Además, a la par que luchamos por llegar al primer puesto, vamos a ir también dejando atrás a los equipos que si merecen descender, como Total Clean y Municipal.

Por que sabemos cómo duele perder un partido en los minutos finales es que podemos gozar más la victoria de ayer. Gol en el último minuto, enrostrándole su desesperación al contrario mientras soportamos sus embates con eficacia.

Hay cánticos que entonan las barras que no se condicen con el momento del equipo, como cuando cantában que “El Rímac está de fiesta y en La Florida es carnaval” mientras el equipo perdía y estábamos últimos en el acumulado. Pero hay otras veces que el canto es coherente con lo que vivimos, como ese que fue el único que se escuchó antes de sonar el pitazo final. Venía de la zona norte del estadio (dónde estuvieron las tres barras cerveceras) y que le decía al último campeón nacional “vas a ver quien va a llorar, cuando yo salga campeón”.

Alineaciones:

Alianza Lima: Pinto,  Reyes (Manco 67′), Arakaki, Alvarado, Salazar, Viza, Jayo, Ciurlizza, Saritama, Mendoza, Maestri.

Amarillas: Maestri (39′) y Viza (72′)

Sporting Cristal: Delgado, Prado, Anchante, Fassi (Villalta 67′), Hernández, Torres, Lobatón, Palacios, Ísmodes (Soto 73′), Chará (Orejuela 83′) y Da Silva.

Gol: Da Silva (89′)

Amarillas: Ísmodes (40′) y Palacios (53′)

Estadio Alianza Lima

Arbitro: Víctor Hugo Rivera (bien)


Responses

  1. ese es el equipo que queriamos ver, un chorri que quizas no destaco mucho pero cumpliendo du trabajo y sobre todo corriendo y corriendo hasta morir, y que decir de “DAMIAN” si señores un verdadero DAMIAN, una joven realidad porque es lo que es una realidad que nos dara muchas alegrias….
    Todos destacaron en este partido y sobre todo el equipo viene en subida y si es cierto que peleamos la baja (suena raro) pero no descartemos el campeonato un hincha nunca pierde la fe y si somos verdaderos celestes alentaremos hasta la ultima fecha para que todos sepan que el SPORTING es respeto….. bueno saludos a todos FUERZA CELESTE !!!


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: