Posteado por: Chalo | Lunes, 17 diciembre 2007

La Cancha: Sporting Cristal 1 – Sport Boys 1

En un partido trabado y entretenido por momentos, Sporting Cristal definió su permanencia en primera división. El equipo cervecero sumó el punto que le faltaba para volverse inalcanzable y devolvió a su hinchada la posibilidad de esperar y exigir un título la próxima temporada. Es hora de los análisis, de dejar afuera los eufemismos y decirnos las cosas de frente. Que si por algo nos alegra el tener definida nuestra permanencia es por que durante varias fechas estuvimos últimos detrás de remedos de equipos como los descendidos y teníamos comprados todos los boletos para irnos a segunda. Nos alegra que sólo nos bastó cuatro meses de sangre en la cara para dar vuelta a una temporada que empezó mal y que terminó mal, pero no todo lo mal que hubiera sido posible.

El partido de ayer significó la depedida del equipo ante su hinchada, que volvió a responder. Significó el cierre de una temporada donde Cristal perdió ante casi todos los equipos, menos Alianza Atlético, una temporada donde tuvimos largas rachas sin ganar, una temporada donde no clasificamos a ningún torneo internacional, una temporada donde fuimos goleados y burlados. Un total fracaso para una institución como Sporting Cristal y, más aún, en una temporada donde los equipos campeones son entidades que, curiosamente, nos tomaron como ejemplo y a las que no tenemos nada que envidiarles.

El partido de ayer fue un encuentro trabado, ya lo dijimos, que Cristal controló en gran parte. El primer tiempo fue totalmente celeste y el segundo, cuando el equipo se cansó como se ha venido cansando los últimos cinco partidos, tuvo a un Boys que se adueñó del ataque y generó varias oportunidades de gol que salvó un muy buen Erick Delgado. Por su parte, en el primer tiempo, destacaron las ganas y el buen fútbol de Roberto Palacios y Carlos Lobatón. El gol de Villalta, al final del primer tiempo, fue un premio al equipo que controlaba mejor las acciones ante un equipo rosado que, salvo Montaño, no tiene nada destacable. Mucho golpe, mucha falta, y nada más. Si eso no se vio reflejado antes fue por la pésima actuación del pobrísimo árbitro Albert Caballero que seguramente mostrará habilidad en alguna otra actividad pero como árbitro es un total cero a la izquierda. Al de negro se le pasaron expulsiones, perdonó rojas clarísimas, se comió penales, sancionó las faltas sin criterio y, en general, estuvo de espaldas a las jugadas importantes. Muy pobre.

Ya en el segundo tiempo, Sporting Cristal guardo físico, que no le quedaba mucho. Ísmodes salió para dar ingreso a un Soria que no gravitó en el partido. Las noticias desde Matute eran alentadoras y sólo restaba esperar el final del partido. Pero antes se vió el regreso de Cristiano Da Silva, que le puso ganas como siempre, en el que fue su último partido vestido de celeste. Esa misma idea quedó cuando, en su cambio, un aplaudido Gabriel García, el goleador del equipo, se retiró despidiéndose con la mano de las tres tribunas agradecidas. El gol de Boys al final fue un hecho previsible, los del puerto hacían varios minutos que nos tenían replegados, y sirvió para que su barra, numerosa y que gracias a la ineptitud de los policías y a la increíble pasividad de la barra oriente que se desentendió mientras los visitantes provocaban y faltaban el respeto a nuestro estadio, se retirara con algo de qué alegrarse.

La policía retuvo a la gente de Cristal hasta que la barra visitante se haya alejado del estadio. La mayoría de los jugadores de Cristal se fueron corriendo a los camerinos excepto cinco jugadores encabezados por Roberto Palacios para despedirse y agradecer a la hinchada. El Chorri merece un reconocimiento especial. Roberto vino a Cristal, no lo olvidemos, principalmente por la situación en que estábamos. En un medio donde los jugadores de la institución tienen reparos en decir que la quieren y en cambio no los tienen cuando se trata de gritarnos un gol en la cara, Palacios no sólo se reafirmó hincha cervecero sino que, además, intentó siempre de darnos lo mejor para salir adelante. Se le podrá criticar el juego a veces pero no se le puede reprochar nada de entrega, personalidad y cariño. Palacios fue el único que sintió que tenía que despedirse de una hinchada que, así como él, también se puso el equipo al hombro y empujó desde la tribuna. Eso habla mucho del Chorri, de su calidad personal, su cariño a la institución y su respeto a la hinchada. Y eso es lo que motiva que se reconozca en Palacios, al símbolo y al ídolo.

¿De lo demás? Poco. La temporada de Cristal deja muchas cosas para el análisis y pocas cosas para el festejo. La hinchada dejó el San Martín caminando lentamente y esperando que el próximo año, cuando regrese, las cosas sean como siempre … totalmente diferente a lo vivido este 2007.

Gracias, Sporting Cristal, pero no lo vuelvas a hacer.

Alineaciones:

Sporting Cristal: E. Delgado, Prado, Villalta, Anchante, Hernández, M. Delgado, Lobatón, Palacios, Ísmodes, Bonnet y García.

D.T.: Juan Carlos Oblitas

Gol: Villalta (45′)

Amarillas: Lobatón

Sport Boys: Ibáñez, Zegarra, Araujo, Aparicio, Gómez; Andreoli, Nieri, Corcuera, Montaño; Ibarra y Labarthe

D.T.: Moisés Barack

Gol: Ibarra (90′)

Amarillas: Montaño, Nieri, Ibarra

Árbitro: Albert Caballero (pésimo)

Estadio San Martín de Porres

Anuncios

Responses

  1. […] Continuar leyendo… […]

  2. QUE PENA ME DA SABER QUE HACE 10 AÑOS PELEABAMOS LA LIBERTADORES Y A AHORA LA BAJA Y ENCIMA QUE LA GENTE DE CALLAO TERROR NOS DESTROSARA LOS BAÑOS


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: