Posteado por: Chalo | Martes, 10 noviembre 2009

Editorial – El empadronamiento, las entradas y las barras bravas.

Aunque han pasado los días, el tema relativo a las barras bravas sigue estando en la picota hoy por hoy. Y si bien las principales noticias no tienen que ver con nuestros colores, no podemos hacernos de la vista gorda y pretender entender que ese tema no nos incluye de forma integral.

La hinchada de Sporting Cristal es la tercera hinchada en número del país y, en consecuencia, también tiene entre sus seguidores grupos de personas que utilizan la violencia como un medio de relacionarse con los demás. ¡Ojo! No me mal entiendan. Yo no estoy diciendo que el Extremo Celeste o Fuerza Oriente sean agrupaciones violentas. Nada más lejano a mi intención. Yo, que en algún momento formé parte del Extremo y que también supe dejar la garganta en oriente durante largos años, no tengo la menor intención de etiquetar de esa manera a estas barras organizadas.

Extremo Celeste en el San Martín

Pero así como un individuo no hace el conjunto, los conjuntos no suelen ser homogéneos. Eso quiere decir que, de que dentro del Extremo y de Fuerza Oriente hay gente violenta, la hay. Y que nadie se ofenda con eso. En ese sentido, el problema de las barras bravas es un problema que nos incluye y que nos debe afectar tanto como a los otros clubes grandes del país y aquellos que, a pesar de ser equipos chicos, también tienen un importante grupo de seguidores.

Fuerza Oriente en el San Martín

En los últimos días, mucho se ha hablado al respecto y las voces que más furia han mostrado son las que han exigido la paralización del campeonato de fútbol en virtud del lamentable fallecimiento de una persona. Felizmente, esas voces no han tenido acogido. Y aunque ellas digan que no se les ha hecho caso por que el fútbol está lleno de personas irresponsables e insensibles, la verdad es que su pedido no tenía ningún fundamento ni validez lógica que lo hiciera atendible.

El problema de las barras bravas en general, no sólo en el Perú, no es un problema del fútbol. Es un problema de la sociedad peruana en general. Nuestras falencias en políticas educativas, sociales, laborales y económicas generan un grupo de personas que optan por la violencia como respuesta. Así, la violencia no existe por que existe el fútbol sino que es el fútbol el que se ve invadido por la violencia que entrañaron nuestras falencias como sociedad y que aún no llegamos a corregir. Si en el Perú no se jugara al fútbol sino al criquet, pues tal vez las barras bravas serían de ese deporte y la violencia que afrontaríamos sería la misma.

La violencia en una sociedad, al igual que la corrupción, no es un mal en si misma, es un síntoma. Un símil adecuado sería la fiebre. Cuando uno tiene fiebre, no es que esté “enfermo de fiebre”. Por el contrario, lo que uno tiene es una infección en otra parte del cuerpo y la fiebre es un síntoma. Entonces los esfuerzos dedicados únicamente a tapar el síntoma no son eficaces por que no atacas el problema de fondo. Podrás creer que bajas la fiebre, pero la infección contínua igual … o incluso peor.

Entonces, las soluciones que se planteen deben superar necesariamente el razonamiento simple (sin fútbol no habrán barras bravas) y deben buscar atacar el problema de fondo que son las carencias que nuestra sociedad tiene. Cualquier otra medida que no busque eso pues será una simple medida efectista y, como tal, figurativa.

El empadronamiento.

Sin embargo, la cuestión no es rechazar cualquier idea que se quiera poner en práctica. Por el contrario, lo que hay que buscar es aprovechar las potencialidades que cada una pueda tener para, aunque no ataquemos directamente el tema de fondo, podamos aprovechar las bondades que se generen.

No es secreto que hace un par de semanas, el gobierno firmó un compromiso con los clubes de fútbol profesional por el cual estos se comprometieron a empadronar a sus barras y entregarles las entradas correspondientes sólo a quienes estaban empadronados.

Vamos, la idea es buena. Pero no está siendo aplicada bien.

No lo está siendo desde que, aparentemente y por ejemplo, el empadronamiento de los hinchas del Extremo Celeste se hizo de la forma más informal posible. Hasta donde sabemos se limitó a llenar datos en una lista y no se exigió ni siquiera la presentación de un documento oficial de identidad. Uno podría empadronarse varias veces con identidades distintas y nadie se iba a dar cuenta.

¿De qué sirve eso?

No dudamos que situaciones parecidas se estén dando en otros clubes.

Entonces, el empadronamiento como una forma de “salvar la formalidad” no lleva a nada. Esta claro que eso no iba a parar la violencia pero ahora resulta que tampoco va a procurar que las entradas entregadas a la barra sean administradas de forma distinta.

Y es acá dónde consideramos que la dirigencia de Sporting Cristal podría marcar la diferencia y dar un paso que redundaría, principalmente, en sus hinchas de tribuna. Aquellos que no forman parte de ninguna de las barras organizadas pero que acuden al San Martín a alentar en todos los partidos.

La “Afiliación”.

Si tomamos el empadronamiento como una forma de “estigmatizar” a los violentos, estamos empezando mal. En primer lugar, no deberíamos hablar de empadronamiento sino de “afiliación”. Afiliar viene de “fidelidad” y lo que el club debería buscar no es marcar a los barristas sino reconocer a sus hinchas, reconocer su fidelidad y darles un “plus”. Un alguito más que les signifique mayor comodidad y mayor seguridad. El estar afiliado no sería, entonces, un estigma sino un motivo de orgullo. Formar parte de la institución y recibir de ésta un reconocimiento, una prestación, una deferencia.

¿A qué me refiero? A que en vez de ofender a los hinchas sugiriendo que son potenciales delincuentes violentos, el club debe acercarse a ellos y ofrecerles la posibilidad de que se les reconozca su fidelidad. No es necesario reconocer derechos societarios ni enviar regalos costosos. Tal vez la posibilidad de un carné del club que lo identifique y reconozca su fidelidad y la posibilidad de acceder a asientos preferenciales, numerados y reservados dentro de la tribuna a la que suelen asistir bastaría para empezar.

Un hincha que va a oriente paga un promedio de dos entradas al mes. Eso son  aproximadamente S/. 32.00. Que tal si por un pago de 25 a 30 soles el club le permite el reconocimiento a su fidelidad y la posibilidad de acceder libremente a asientos preferenciales en su tribuna. Como que la diferencia económica no sería mucha y, de la experiencia que tengo y lo que conozco en años de tribuna, eso traería mucha gente al Estadio.

Entonces, tu no tendrías la fea labor de empadronar a tus barristas por que los demás los consideran delincuentes violentos sino que tendrías la linda oportunidad de acercarte a tu gente, identificar a tus hinchas pero no para discriminarlos o estigmatizarlos sino para poder ofrecerles un mejor trato. Si el club se debe a nosotros – sus hinchas – ¿por qué no tratarnos mejor? ¿En quién tiene que pensar si no es en sus propios hinchas? ¿En los visitantes?

E incluso, como un valor añadido adicional, esta afiliación podría sustituir totalmente el tema de las entradas mediante el reconocimiento de cada hincha como miembro de una barra organizada y beneficiaria de una entrada de cortesía. Se acabarían los negociados y los enfrentamientos.

¿Por qué no animarse? Ya existen otros clubes que han mejorado muchísimo en lo que respecto al trato a sus parciales y, sobre todo, a sus socios o asociados.

En Cristal (sociedad anónima) no hay socios y Cristal somos todos. ¿Por que negar a los hinchas la posibilidad de sentirse un poco más cerca a la institución? ¿Si cada hincha siente que Sporting Cristal es parte de su vida, por que Sporting Cristal no da el paso para saberse, un poquito, que es efectivamente parte de cada uno de sus hinchas?

Habría que animarse, ¿no?


Responses

  1. Muy buen comentario, Chalo. Simplemente te pediría que imprimas tu carta, la firmes y via notarial la hagas llegar al club.
    Saludos.
    Martin.

  2. Un pequeño detalle Chalo.

    Que pasa si yo NO soy un “barra brava” tan solo soy un hincha (a muerte) que va al estadio a alentar a su equipo. Paga su entrada normal la de boleteria (no de hincha) y se mete al medio de Fuerza Oriente a alentar a todo pulmon y gritonear a los otros “que se hacen llamar hinchas” por que se pasan todo el partido fumando y nisiquiera miran el partido a menos que anoten un gol para hacer un tremendo laberinto.

    Por mi parte yo, me meto a la barra pero pago mi entrada de boleteria, voy sin ropa de color celeste, dentro del estadio me vuelvo euforico, al salir soy un ciudadano cualquiera que parece no haber alentado como nunca a su equipo, a menos que me digan hola (se me sale lo ronco de tanto gritar).

    Que hacemos con los que somos HINCHAS de verdad y no con los que solo buscan llamar la atencion o robar al salir del estadio.

    Por que seamos realistas cuando estan entre 20 roban a medio mundo y mas aun con la fama que dia a dia se vienen ganando.

    Que hacer con el verdadero hincha?
    Y que hacer con el hincha payaso?

  3. A mi también me parece una buena idea. Yo creo que para que la Institución cresca necesita estar “moviendose” constantemente con ideas que ayuden a mejorar. Cristal necesita personas que se dediquen a pensar como mejorar la Institución, te felicito y ojalá que los dirigentes se den cuenta que DEBEN ACTUAR para mejorar la Institución, sinó poco a poco van a terminar mal.

    Fverza Cristal!!!!!!……..Toda la Vida!!!!!!!!!!!

  4. Para que Cristal crezca necesita un estadio de verdad, eso se notó en este campeonato, los arbitros no nos respetan en los clásicos porque no jugamos en nuestro estadio y no hacemos que los de negro sientan la presión de la hinchada cervecera y el pueblo celeste…

  5. me parece correcto la idea de empadronar y q vaya todo x =…

  6. pa mi que el cristal necesita un estadio otros clubes menos importantes tiene mejores estadios el estadio del cristal da lastima al costao de un rio y demas porkerias

  7. yo amo a crista y siempre voy al estadio y quieri ver campeonar por la celeste es una paSCion que muchos llevamos dentro de nuestro ser vamos cristal carajo SCjaifSC

  8. quisiera ser socio del club porfavor enviar lo que se necesita cuanto vale y como son los pagos espero su respuesta.


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: